Formar parte de cada comunidad educativa para darles a los niños, maestros y padres de familia las herramientas necesarias para desarrollar habilidades y valores como diálogo, entendimiento, justicia, empatía, pertenencia y solidaridad. Fomentar el reconocimiento de que formamos parte de una comunidad, que el entendimiento y el crecimiento conjunto son posibles, que el diálogo construye puentes y que el conflicto nos enseña mucho de nosotros mismos.